sábado, abril 19, 2008

EL CAZADOR DE CUENTOS


    Acostumbraba guardar todas sus notas por inverosímiles que pudieran parecer. En el envoltorio de papel del bocadillo de tortilla, que había cenado la noche pasada escribió las últimas líneas. Apenas dio una cabezada en toda la noche, dentro de su coche, apostado frente al número once de aquel hostal urbano. Hasta que, al fin, salió primero él, parándose a la entrada del café contiguo, con las manos en los bolsillos de la americana. Al poco, una muchacha de tez morena y cazadora de cuero se unió a él, enlazándole por el cuello, como si se colgara, parecía besarle la nariz… ¡Era el momento!, disparó media docena de fotos desde la ventanilla, silencioso, a pocos metros de la escena. ¡Misión cumplida!
Había merecido la pena el viaje y la incómoda espera. Su cliente podría estar satisfecho con el trabajo. Pero en lo que respecta a su esposa no iba a hacerle ninguna gracia y, a él tampoco, ya que sería difícil explicar a qué dedica el tiempo a media mañana en la habitación de un hostal con una atractiva muchacha y en un día laborable.
Habían contratado sus servicios para vigilar a un jefe regional de una afamada firma multinacional. Tenía que ganarse la vida como detective, aunque su oculta vocación era escribir. Lo había intentado sin éxito, es decir, algunos certámenes literarios, de poesía incluso, pero no lograba subir en el escalafón para ser reconocido dentro del gremio de sus anhelos.
Arrancó el vehículo al mismo tiempo que sonaba su teléfono móvil. Era la agente de la editorial que contactó la semana anterior. Desde la ventanilla del coche pudo reconocer a través del cristal del Café al jefe comercial y a la exuberante muchacha dispuestos a desayunar. La pareja de tórtolos pareció mirar al paso del vehículo, aunque distraídos en sus devaneos. La chica de la editorial le dio la alegría del día al confirmarle que habían leído los escritos que envió, y anunciarle que serían publicados bajo el título de "El Cazador de Cuentos". Era preciso que pasase por el despacho para firmar el contrato. Se sentía feliz, aunque el triunfo, para él, también era el mero hecho de escribir. Si bien aquel logro no le retiraría del actual trabajo, al menos se lo hacía más soportable.
Por unos instantes extasiado, volvió de nuevo a la realidad, a pensar en el caso de su cliente. Sí, lo más curioso es que le había contratado una empresa de fontanería a causa de una deuda pendiente. Quizás significaba algo que el dueño de la fontanería fuera un antiguo empleado del jefe de la multinacional, pero en cualquier caso las cuentas pendientes se terminan zanjando… Y con la prueba de aquellas fotos en la mano el caso estaba cerrado.
Durante todo el trayecto de regreso se regocijó. Y repitió el nombre, soñando en cada letra, en el solemne tono que les imprimía… ¡El Cazador de Cuentos! –suspiró.

http://leetamargo.wordpress.com
¡ FELICES LECTURAS, AMIGOS/AS!

4 comentarios:

Trini dijo...

...De cuentos e infidelidades...

Al menos, tras esa alegría que le dio la editorial, podría haber pasado la mano, por una vez, y haber perdonado a los tortolitos, aunque fuese hasta el próximo encuentro. Algo así como un plazo más de regalo:):)

Un abrazo Luís

EntreRenglones dijo...

...Los cazadores a veces sueltan la presa para que crezca; en este caso encontró otra historia más atractiva...
SALUDO, TRINI:

BETTINA PERRONI dijo...

Lee,

Esa es una de las grandes virtudes de sus historias... que despiertan tanto el interés dejándonos a medias y queriendo saber que pasará con este cazador de cuentos...

Me vino el recuerdo de aquella libreta de poesías de la secundaria, terminé por tirarla a la basura al pensar que a nadie le interesaría leer mis "cosas".

Se detective no debe ser fácil... será que este detective reciba algún día una sorpresa?

Saluditos :)

EntreRenglones dijo...

...Sí, Bettina, a un detective no le faltan casos que contar y sí que resolver. Pero combinar el trabajo y la escritura ya tiene mérito... GRACIAS, AMIGA: